cómo elegir el mejor tipo aire acondicionado


Quienes ahora estamos en plena temporada estival somos los que más echamos de menos el confort que brinda el aire acondicionado, tanto en nuestro hogar como en la oficina. Pero, ¿conoces qué tipos de aires acondicionados existen? ¿Sabes cómo elegir el mejor tipo de aire acondicionado para las necesidades de tu hogar u empresa?

A lo largo de este artículo te contamos algunos detalles importantes que necesitas conocer a la hora de comprar el aire acondicionado ideal. 

¡Aprovecha del mejor modo los recursos con los que cuentas!

cómo elegir el mejor tipo aire acondicionado

¿Qué tipos de aire acondicionados existen?

 

Puedes parecer sencillo elegir un aparato de aire acondicionado que se adapte a nuestras necesidades. Sin embargo, existen diversas variables a tener en cuenta y que, si no eres un experto en el tema, pueden hacerte dudar. Además de los modelos existen otros factores importantes a considerar, tales como el precio y la eficiencia energética. 

Veremos a continuación cuáles son los tipos de aires acondicionados existentes en el mercado.

  • Sistema portátil

Se trata de un sistema de aire acondicionado autónomo. Es decir, que todos sus componentes se encuentran reunidos en un solo aparato.

Los aparatos de aire acondicionados portátiles funcionan de la misma forma que los sistemas tradicionales, con la ventaja de que pueden utilizarse en cualquier sitio en el que tenga una ventana.

Toman el aire caliente de la habitación desde una rejilla ubicada en la parte trasera, lo enfrían con un serpentín del condensador dentro del aparato y expulsan el aire frío hacia la estancia. A continuación, expulsan el aire caliente por medio de una manguera de escape grande.

Son ideales para los edificios con regulaciones estrictas o para aquellas habitaciones cuyo diseño impide la instalación de un sistema de ventana. Normalmente tienen ruedas, por lo que son fáciles de trasladar y ligeros.

Eso sí, por lo general son menos potentes que otros tipos por ser más pequeños y también son más ruidosos. No es aconsejable su instalación en habitaciones de más de 20 metros cuadrados.

  • Unidad de ventana

Este tipo de aire acondicionado es el más habitual de ver. Si miras hacia arriba de los edificios encontrarás muchos de ellos montados en una ventana.

Se trata de un sistema similar al portátil ya que expulsa el aire caliente por los lados y por detrás, al tiempo que la parte refrigerante se encuentra orientada hacia el interior de la estancia.

Son de bajo coste e ideales para casas y pisos pequeños, pues se trata de aparatos que no pueden enfriar más que una habitación por vez. Si deseas enfriar más habitaciones, es posible que tengas que colocar un aparato en cada una de ellas. Asimismo, se pueden mover de una habitación a otra, según se vaya necesitando.

Su desventaja radica en que pierdes la utilidad de la ventana donde lo hayas instalado, tanto en términos de luz como en entrada de aire fresco. Además, quedan bastante expuestos a los ladrones si la ventana está en un piso bajo.

  • Aire central

El aire central está pensado para quienes tienen una casa amplia y desean enfriar varias habitaciones al mismo tiempo.

Este sistema de aire acondicionado por conductos se inicia con un compresor de enfriamiento ubicado en la parte exterior de la propiedad. Dicho compresor es la parte del sistema que enfría el aire mediante una bobina con refrigerante. El aire, que es soplado por un ventilador, se va distribuyendo por todas las habitaciones de la casa mediante un sistema de conductos de suministro y retorno.

Los conductos sirven tanto para enfriar como para calefaccionar una casa, por lo que si se trata de una casa antigua que ya cuenta con este sistema para calefaccionar, será mucho más sencillo instalar el aire central.

Asimismo, existen aparatos de aire acondicionado 3×1 con los que podrás enfriar hasta tres habitaciones con una única unidad.

  • A través de la pared

Este tipo de aire acondicionado atraviesa la pared trayendo aire caliente y enviando aire frío a cada habitación. 

Se trata de un sistema unitario como los aires acondicionados portátiles y los de ventana. Si no tienes ventanas en la habitación o no quieres utilizarlas, este es el sistema ideal aunque hay que tener en cuenta de que no puede quitarse, por lo que requiere una planificación previa a su instalación.

Sus ventajas radican en que no perderás el uso de tus ventanas y además, es una unidad energéticamente más eficiente ya que se crea un sello hermético.

 

Existen otros tipos de aires acondicionados, tales como los sistemas divididos sin conductos, los tipo paquete que son más utilizados en espacios comerciales, hospitales o residencias. También encontrarás los sistemas evaporativos o los de reciente aparición denominados «de tecnología geotérmica» que va adquiriendo cada vez mayor popularidad.

La tecnología geotérmica utiliza la temperatura del suelo para calentar y para enfriar una habitación de una forma mucho más eficiente que la de otros sistemas. Además, cuenta con la ventaja de ser un sistema sostenible que se utiliza tanto para refrigeración como para calefacción.

Y tú, ¿ya tienes aire acondicionado en tu hogar? ¿Qué sistema utilizas?