¿Cuáles son los beneficios del yoga en pareja?

0Shares

Afortunadamente, las personas apuestan por la mejora de su salud con ejercicio, deporte, clases, rutinas, caminatas y diversas disciplinas que se ofrecen tanto en locales físicos como online. Y entre ellas destaca el yoga, una disciplina que está de moda desde hace ya varios años.

¿Quieres saber cuáles son sus beneficios y por qué conviene practicar este deporte-disciplina en pareja? ¡Sigue leyendo!

Los beneficios que aporta el yoga en una relación en pareja

 

La práctica de yoga en pareja es la herramienta que nos ayuda a mejorar con éxito nuestra relación personal reforzando la comunicación. Además, fortalece nuestra empatía a la vez que compartimos momentos con nuestra pareja.

Beneficios del yoga en pareja

Entre otros beneficios están la meditación y la relajación en búsqueda del equilibrio interior, alcanzando la total armonía en pareja. 

Con la relajación del cuerpo nos deshacemos del estrés causado en el día a día y logramos comunicarnos con la otra persona. Con el yoga en pareja adquirimos la capacidad de coordinarnos de manera más profunda con la finalidad de compartir las energías positivas de cada uno, formando una misma unidad. La comunicación en pareja logrará ser más fluida y la conexión más profunda.

Las ventajas más significativas de practicar yoga en pareja

 

  • Al sincronizarse por medio de los ejercicios ambos de la misma forma espacio y tiempo, se crea equilibrio y coordinación. Al hacer un trabajo conjunto se incrementan los esfuerzos para lograr un mismo fin.
  • Aumento de confianza en la pareja, tanto en lo mental como en lo físico. En la parte mental, se crea un clima en el que se estrechan lazos consiguiendo una comunicación tranquila y empática sobre cualquier tema. En la parte física, el apoyo en las posturas te motiva a sentir y brindar apoyo mutuo en cualquier situación.
  • Al realizar esta disciplina se logra una armonía en la pareja en donde el compañerismo, la paciencia y la comprensión son la base. De esta manera se piensa más en el otro que en uno mismo. Por medio de la meditación se logra percibir a la pareja como un compañero y pilar de apoyo.
  • Se desarrolla el conocimiento profundo de tu pareja. A través del yoga las parejas conocen su propio ser interior y la armonía con su entorno dando la oportunidad de que cuando realizan las actividades de forma conjunta, notan aspectos de su pareja que desconocían. Así como las limitaciones y virtudes, las capacidades físicas y mentales de tu pareja.
  • Practicar yoga proporciona ejercicio físico y mental a partes iguales, sin olvidar lo entretenido que puede llegar a ser si se practica en pareja. El yoga hace que nuestra condición física sea buena así como nuestra flexibilidad. Esto se puede aprovechar en el sexo, ya que uno puede practicar posiciones inimaginables con su pareja. Es una divertida forma de aplicar y extrapolar el yoga en otra disciplina y en la vida íntima. 

En todas las relaciones uno de los objetivos es tener una vida sana y pasar más tiempo con nuestras parejas. Pero la realidad es que las tareas del hogar y el trabajo nos quitan tiempo y nos impiden convivir lo suficiente. Así que practicándolo en pareja «matamos dos pájaros de un tiro».

En definitiva, con el yoga en pareja cambiaremos el «yo» por el «nosotros», descubriremos facetas que desconocemos de nuestra pareja y crearemos vínculos que no conocíamos. Se logrará, además, la unión tanto externa como interna mejorando la relación de una forma divertida y se podrá adquirir una complicidad en la que se trabaje en conjunto siempre pensando en el otro más que en uno mismo.

Y tú, ¿qué piensas sobre hacer yoga en pareja? ¿Lo has practicado alguna vez? ¡Déjanos tus comentarios!

0Shares
Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos: El responsable del proceso es Carlos González-Román Ferrer. Tus datos serán tratados para gestionar y moderar tus comentarios. La legitimación del tratamiento es por consentimiento del interesado. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.