Abonos caseros para tus plantas

¡Síguenos y danos un like!

Las plantas, además de decorar nuestra casa o nuestro jardín, nos alegran la vida. De ahí la importancia que tiene el que crezcan sanas y embellezcan lo más posible nuestro entorno.

Abonos caserosEl problema reside en que algunas personas creen que otras son “manos verdes”; es decir, que planta que tocan, planta que no muere. Esta creencia les hace pensar en “Elegidos”, personas que a diferencia de otras, son más capaces de mantener sus plantas vivas y sanas, sin darse cuenta de que las “manos verdes” no nacen, sino que se hacen a base de trabajo y fertilizantes, no solo de agua 😉

Te brindaré en este artículo, el secreto para que tú también seas una “mano verde”, conociendo abonos caseros que te permitirán lucir unas plantas que serán la envidia sana de tus vecinos y la alegría en tu hogar.

Abonos caseros, sencillos, baratos y efectivos

Té. Si, ese que bebes a diario

El té es uno de los mejores abonos para los rosales.  Una vez te lo bebas, abre la bolsita, recupera las hojas y échalas sobre la tierra alrededor de tus rosales. Verás el maravilloso efecto que produce en tus rosas.

Los clavos, cuanto más oxidados mejor

Abonos caserosAñade hierro a todas tus plantas, poniendo clavos a su alrededor. A medida que se oxiden por causa del riego, más hierro absorberán las raíces y más fuertes y coloridas serán.

Agua de huevos cocidos

Utiliza el agua de cocción de los huevos para abonar tus plantas. Su riqueza en minerales y nutrientes diversos harán que luzcan maravillosas.

Sal inglesa (nombre común sal de Epson)

El sulfato de magnesio, sulfato magnésico, sal inglesa o de Espson, es un compuesto químico que actúa como un excelente fertilizante natural para tus plantas e incluso para tu cesped. Este producto actúa como corrector de la falta de magnesio y el magnesio es esencial en el proceso de la clorofila.

Las patatas, las rosas y los tomates son los que más agradecen este sulfato, sobre todo porque es altamente soluble.

Esparce la sal por el césped o alrededor de cada una de tus plantas, cada 15 días.

Cenizas de leña

Las cenizas de leña son un gran fertilizante natural para las plantas, sobre todo porque aumenta el ph del suelo. Es ideal, pero solo para suelos ácidos, puesto que desbloquea nutrientes y ayuda a mantener los niveles correctos de acidez. Las cenizas de leña no son recomendables para suelos básicos.

Espolvorea tus plantas con ceniza de leña, distribuyéndola uniformemente por las que veas que más la necesitan.

Perlita del día

Las plantas nos dan alegría y nos contagian de vida. Pon una planta que te guste a la vista, para que al despertar sea lo primero que veas.

¡Salud y abonos caseros para plantas llenas de vida!

 

¡Síguenos y danos un like!
Marcar el Enlace permanente.

¿Conoces otra forma? ¡compártela con todos nosotros!